Ecohuerta La Caleruna: alquiler de huertas por metro

Llevo un buen tiempo sin escribir. Falta de muchas cosas, entre esas tiempo, pero aquí estoy de nuevo, regando mi blog como a una planta, para cuidarlo y que cada vez crezca más fuerte y sus cosechas sean más prósperas y abundantes. Gracias a los que me leen y a Omar y Leslie, que los visite hace tanto tiempo y no había escrito antes sobre su increíble proyecto. Aquí les dejo esta historia, un emprendimiento revolucionario, transformador de estilos de vida, que tuve la oportunidad de conocer!

img_9953
Con la serie “La Calera es más allá del peaje”, quiero seguir invitándolos a conocer nuestras montañas. A pasar el peaje y conocer todo lo que La Calera tiene para ofrecer. (Ya viste el post de la peña de Tunjaque? Es un lugar mágico! No te quedes sin conocerlo! En la entrada del blog puedes ver algunas fotos del lugar y también doy los datos de las personas que te pueden guiar por la montaña.)

En este articulo les quiero presentar a EcoHuerta La Caleruna, una finca en la vereda El Líbano, sector El Rubí.

“Eco huerta la Caleruna es la posibilidad de tener una huerta propia muy cerca de Bogotá.” Omar, co-fundador

Muy poco después del peaje, existe un lugar que alquilar huertas por metro. Una tendencia fuerte en Europa, especialmente en España, me cuenta Omar. “Es brindarle la posibilidad a los de la ciudad, de tener una huerta familiar, para aprender, llevar a sus hijos, a su familia, cosechar su comida, volver a tener contacto con la tierra!” Tener una huerta se vuelve un sueño para muchos. No tener un espacio donde hacerla, es un impedimento, sobre todo para los que viven en la ciudad. Eco huerta La Caleruna es la posibilidad de aprender, interactuar con otros y tener tu propia huerta!

img_9929

Fui un domingo hacia las 11 de la mañana, porque según me había explicado Omar, esa era la hora cuando los usuarios visitaban sus huertas! Cuando llegue me sorprendió la cantidad de gente. Niños, abuelos, papás, jóvenes, no tan jóvenes, todos compartiendo en el mismo espacio. Unos regaban, los otros desmalezaban, otros sembraban, algunos ya estaban cosechando después de un buen trabajo desde temprano. Caminamos una a una todas las huertas. Tenían 22 activas cuando los fui a visitar, hace unos meses, seguro en este momento tienen muchas más. Un espacio de 20mts cuadrados, es el espacio que tiene cada uno. “Te la entregan desde ceros”, me explica Adriana, una de las usuarias. “Tu debes descapotar el suelo, hacer los surcos, sembrar, regar, todo. Ellos no te hacen nada, pero te enseñan todo”, continua explicándome. Feliz, me contaba como la huerta de ellas había sido abandonada por otro cliente, entonces pudo rescatar algunas platas que ya tenían desde el dueño anterior. Adriana y su mamá salieron cargadas con su mercado! Iban felices con mercado, azadón, pica, pala y botas.

img_9915
Promueven el trueque entre los dueños de las huertas. Si usted cosechó mucha espinaca, la puede cambiar por el calabacín del vecino que le está sobrando! Es hermoso ver como se vuelven una gran familia, todos vienen a cuidar su espacio y a compartir con los demás, por ahí se veían grupos de niños jugando, familias enteras regando, parejas compartiendo el contacto con la tierra.

img_9917

Cada uno le pone el nombre a su huerta y la marca en una plaqueta. Se veían nombres como: La abundancia, Meraki, Rock Ville, La Chocoanita… Cada una tenía su historia. Me contaba Omar, de una muy especial que la señora para despegar a sus sobrinos del iPad, alquilo la huerta y les dio un cuaderno para que llevarán el registro. Los niños salían a buscar lombrices, chizas, a cosechar, a sembrar y todo lo debían registrar en el cuaderno; ella los premiaba según los resultados! Otra de un padre e hijo que se han vuelto a reencontrar trabajando en la huerta, historias así había en cada espacio. Hablé con los clientes, con los niños, con los dueños, se sentía un ambiente tan acogedor, tan bonito! Este es un espacio de paz! Si de revolucionar el mundo se trata, esta definitivamente es una manera.


Él es Jerónimo, tiene la huerta con sus papás y su hermana de 8 años. Su mamá me contaba como el tener este espacio había incentivando en sus hijos a comer más verduras, a salir a jugar al aire libre! “A Jerónimo le encantan las zanahorias”, me decía y feliz fue a buscar si las zanahorias ya estaban para cosechar y poder llamar a Jerónimo para que él con todas sus fuerzas la sacara de la tierra! “Comemos sano, sabemos que no tiene químicos, nosotros mismos lo sembramos, lo cuidamos, tenemos un lugar para salir a respirar aire puro, sacar a los niños los domingos”… Se llenaban de razones para tener su huerta.

img_9925
Cada mes en Eco huerta la Caleruna, hacen talleres para los dueños de las huertas. Aprenden de cocina, las diferentes maneras en las que pueden preparar lo que están cultivando; de agricultura orgánica, el manejo de su huerta, la alelopatía de las plantas. “Estas son parcelas de aprendizaje”, me explicaba Omar. Me gusto, me gusto mucho esa idea! Unos lo hacen por salir de la ciudad, otros por comer sano, unos porque creen que se va a acabar el mundo! Razones para tener una huerta hay millones, lo importante es que excusas ya no hay! Si no tienes el espacio, aquí lo tienes!

img_9946
En una esquina esta el gallinero. Cada cliente puede comprar dos gallinas y tiene derecho a 50 huevos mensuales y al año a comerse su gallina! De hecho una vez al año hacen un sancocho comunitario para todos! Está me parece la manera más consciente, si es que esa palabra es la adecuada, de comer carne. Muchos se escandalizan porque pobre la gallina, la vaca, el cerdo, pero no les da nada comprar la carne empacada en icopor, sin saber de donde viene, como se alimentó el animal, que enfermedades tuvo… Aquí las gallinas son alimentadas con los mismos desperdicios de las huertas, las familias les llevan pan, maíz, arroz, lo que sobra en sus cocinas en Bogotá.

img_9949
Al otro lado están las pilas de compost. Los usuarios llevan todos los desperdicios de la huerta, hojas secas, maleza, pasto y los desechos orgánicos de sus casas y con todo eso prepararan el compost para las mismas huertas. Cada usuario puede fertilizar su huerta con este compost y los clientes de afuera también pueden comprar los costales de compost orgánico para llevar. Me explicaba Omar, que hay una persona encargada de voltear los compost, pero que también integran a la comunidad en talleres prácticos para enseñarles el proceso del compostaje.

img_9926“Acá Omar nos deja traer plantas para sembrar, siempre y cuando no les hayamos echado veneno (químicos)”, me explica Adriana, la dueña de la huerta Los Cogollos. “Aquí todo es orgánico” me dice. En la Eco huerta te venden todas las plantúlas que necesites sembrar. Ellos producen algunas de ellas en un invernadero, y las otras las traen de un semillero orgánico.

img_9912
Omar y Leslie empezaron con este proyecto hace 2 años. “Nos hemos venido capacitando con la Umata y en diferentes cursos de agricultura orgánica, para poder asesorar a nuestros clientes. La gente que viene, muchos no saben nada y acá estamos para apoyarlos, para compartirles el conocimiento para que puedan tener las mejores cosechas.”

lesly-y-omarFoto tomada de facebook de Ecohuerta

Los planes en Ecohuerta van desde los 100.000 pesos mensuales para contratos de 3 meses hasta alquileres de año completo donde la tarifa tiene un descuento especial. Omar y Leslie asesoran a cada uno de sus clientes, según la cantidad de tiempo que tendrán su huerta. Les dicen que plantas pueden sembrar para cosechar durante su alquiler, por eso 3 meses es lo mínimo, ya que es un tiempo para alcanzar a cosechar algunas cosas. Para comenzar la inscripción cuesta 50.000 pesos, que incluye las primeras plantúlas y las herramientas para empezar a descapotar y trabajar su huerta. Después cada plantúla cuesta 400 pesos.  Las plantúlas son plantas pequeñas para sembrar ya en la tierra. Comenzar desde la semilla requiere unos cuidados especiales, por lo que a la huerta ya se siembran las plantas más grandes.

img_9952
Los invito a conocer esta iniciativa, a seguirlos en las redes sociales y a visitar su página web, donde podrán ver todo lo que ellos ofrecen.

Gracias a Omar y a Leslie por abrirme las puertas de su proyecto y por acompañarme todo el recorrido. Fue hermoso y muy inspirador conocerlos!

img_9942

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s