Don Tarcisio: un mercado orgánico con valor agregado

Saber de dónde viene la comida que ponemos en la mesa, comer sin químicos, apoyar el campo y una cantidad de razones más, son las que motivan cada día a la gente de la ciudad a comprar orgánicos y a los que vivimos en el campo a producirlos. Que son más caros, que no sé dónde se consiguen, que sólo los puedo adquirir en mercados una vez a la semana… son algunos de los impedimentos que encuentra la gente para seguir comprando frutas, verduras y aromáticas en los supermercados y grandes cadenas.

img_9838

Escucho tanta gente en la ciudad, que dice que no come saludable y orgánico, porque no sabe dónde adquirir los productos, que quiero dedicar una parte de este blog a mostrarles algunas opciones. Don Tarcisio es una… una muy completa, por cierto. Don Tarcisio es un modelo replicable de huertas orgánicas cultivadas por campesinos, que se alquilan por temporadas. Busca ser una solución a eliminar los intermediarios y llevar el producto directamente al consumidor. Pero además, el consumidor va a poder conocer, aprender y vivir la experiencia de tener su propia huerta.

El campesino tiene su tierra y trabaja su tierra, sólo que esta vez te alquila a ti un pedazo para que puedas cultivar lo que quieras y él/ella te van a ayudar a cuidarla! Tu puedes ir a visitar tu huerta todas las veces que quieras, o no ir nunca, siempre vas a tener mercado limpio y cultivado con cariño en tu mesa. Y por el otro lado el campesino va a tener su trabajo y su tierra asegurada, mientras cultiva para ti! Completo, no?

burroFoto: Ugo Passalacqua (primer socio de Don Tarcisio)

“Don Tarcisio es el burro que jalona procesos en la región… y ojala en más regiones de Colombia”, me explica Camilo Torres, socio de este emprendimiento. A mí me queda la imagen de ese burro! Me lo imagine con una carreta cargado de todos los productos, los campesinos, los neocampesinos, niños, abuelos, todos ahí montados, jalonados con el amor y verraquera que caracteriza a este animal, y que parecen ser componentes claves en este modelo de negocio! Don Tarcisio busca ser un modelo que se replique en varias regiones rurales, que apoya y empodera a los campesinos al mismo tiempo que satisface las necesidades de las personas que viven en la ciudad y quieren comer sano, limpio y conocer de dónde viene su comida.

img_9841

Todo empieza con una reunión donde te sientas con Camilo. Él te va a contar los productos que tienen disponibles y tú eliges que quieres cultivar. Según lo que escojas hacen un plan de siembra y listo, que empiece tu huerta!! Saber que vas a comer los próximos seis meses parece una idea tan estricta, tan alemana, que puede asustar. Pero en el campo, la vida es así, debes planear que vas a comer para sembrar y esperar seis o hasta más meses (con algunos productos sólo unas semanas) para poder comer de tu cosecha. Es hermoso, es tan bonito ver el proceso de las plantas, como crecen de forma mágica para darte tu alimento!

img_9847

Una de las fincas de Don Tarcisio, donde inicia el proyecto, es en Choachi. La vereda, la verdad nunca me la aprendí. Camilo y Alejandra, nos dieron tour por las veredas, hasta que al fin no supe ni en cual estaba. Lo único que si puedo decir es que tiene de las carreteras más lindas que haya visto!

img_9862

Nos fuimos temprano. Recogí a Nacho, el amigo común que tenemos Camilo y yo, para que me acompañara y conociera también. Nacho vive cerca al Parque Nacional Chingaza, así que se imaginarán los paisajes que nos acompañaron durante el recorrido. Existe una vía para llegar a Choachi, por el oriente de La Calera. Se las recomiendo, es sencillamente espectacular. Especialmente les recomiendo que cuando pasen una vereda que se llama La Junia, van a encontrar un desvío que se dice: “Puente Aji”. Vas llegar a Choachi por las carreteras más bonitas que conozco. Irás bordeando el Río Blanco, un río majestuoso y uno de los dos ríos más importantes de nuestro municipio.

img_9869

Llegamos a la tan anhelada finca. Tenía tanta intriga como preguntas. Me llamaba la atención cada planta, cada árbol. De un momento a otro estábamos a 1,950 msnm, veníamos de 3,100, así que se imaginarán todos los pisos térmicos en esa diferencia. El olor, las plantas, los pastos, los animales, todo era diferente.  “Aquí no se da lo que no se siembra” decía Don Melki, dueño de la finca a la que llegamos y mano derecha de este proceso de Don Tarcisio. Un señor alegre, trabajador, que como buen campesino no paro de ofrecernos cosas toda la tarde: tinto, jugo, pan, pasta! Don Melki como la mayoría de los campesinos en este país, está buscando nuevas formas de sobrevivir, porque su trabajo no es valorado, porque los intermediarios ganan más que ellos, por el pésimo pago que reciben, porque tienen que hipotecar sus tierras para que el banco les preste dinero y eso sin mencionar al poco apoyo del gobierno, que insiste en importar todos los productos que se producen aquí, pero a precios contra los que es imposible competir. Problemáticas en las que no me quiero extender confiando que todos las conocen. Quiero dedicar este post a lo que se puede hacer, a presentar una vez más, una opción para apoyar el campo y los campesinos. El modelo que propone Don Tarcisio, es una solución a todo esto! Me llama la atención que a diferencia de otros negocios de mercados orgánicos, Don Tarcisio incluye un componente social muy fuerte, frente al trabajo de los campesinos y como ellos son una pieza clave en el rompecabezas de este creciente emprendimiento.

img_9843

En Don Tarcisio, implementaron un modelo muy interesante para sembrar. Tienen unos invernaderos, donde siembran en unas canales  verticales, que les permiten multiplicar por cuatro el espacio con el que cuentan. Con el apoyo de ingenieros agrónomos y biólogos, crearon un nuevo sustrato para sembrar, donde previenen el ataque de plagas y hacen crecer hermosas y saludables verduras.

img_9846

“Cada día necesito menos, cada día produzco más y cada día tengo más para compartir” Camilo Torres, socio de Don Tarcisio. Me encanto! Me sentí totalmente identificada. Para mí ha sido un proceso sencillo el de cada día necesitar menos. Confieso que no ha sido de un momento a otro, pero nunca he tenido aspiraciones materiales, ni me he dejado encantar por los lujos, sino más bien por las cosas sencillas, por los momentos únicos. Y los excedentes que se generan después de reducir las necesidades, están hechos para compartir! Compartamos, apoyemos, generemos abundancia para todos: los de la ciudad, los del campo! Apoyemos lo local, lo nuestro, a nuestra gente!

img_9852-1

Si te interesa conocer más sobre Don Tarcisio, te invito a visitarlos en su página de Facebook o a comunicarte con ellos al 319 5550252.

img_9848

Vivamos el campo, aprendamos de los campesinos y cuidemos a nuestras familias con comida sana y cultivada con cariño!

Campo es vida!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s